Lotus
Brabham
Cooper

JOCHEN RINDT

 Jochen Karl Rindt

Jochen Rindt by Muneta & Cerracín

Jochen nació el 18 de abril de 1942, en Mainz am Rhein (Norte de Alemania). Alemán de nacimiento y austriaco de adopción.

Jochen huérfano con un año de

edad, fue educado por sus abuelos en Graz, Austria.

A los 18 años, su abuelo le regaló un Simca con él que

se inscribió en algunos rallies, pero no llegó a demostrar aptitudes excepcionales.

A principios de los sesenta conoció a Kurt Bardy

Barry, piloto de Fórmula Junior,

que le enseñó cómo conducir monoplazas. Los pequeños

Fórmula Junior se adaptaban mal a su fogoso estilo de conducción,

pero se sintió atraído por sus prestaciones y adquirió un Cooper

Junior.

La muerte de Kurt no le hizo desistir e inició su actividad

semiprofesional con el nuevo monoplaza, logrando satisfactorios

resultados, como la victoria en el circuito de Cesenático del 63.

Jochen Rindt by Muneta & Cerracín

En 1964, la escudería Winkelmann le facilitó un Brabham de Fórmula 2 con el que logró, en el trazado de Crystal Palace, su primera gran victoria, batiendo a pilotos de la talla de Graham Hill. Jochen realizó un primer intento de disputar un Gran Premio de Fórmula 1 gracias a Ford Austria con un Brabham BT10 - Ford L4, pero sin exito en el mítico circuito de Nürburgring, pero sin exito. No obstante, como compensación, unas semanas despues, el RRC Walker Racing Team, con un más competitivo Brabham BT11 - BRM V8, le inscribió para debutar en Zeltweg, pero tras calificarse decimotercero en carrera se vio obligado a abandonar.

Jochen Rindt by Muneta & Cerracín

A finales del 64, fue fichado por la escudería Cooper Car Company para disputar la temporada completa de 1965.

En enero del 65, con un Cooper T73 - Climax V8 abandonó en el Prince George Circuit, circuito permanente de East London (Sudáfrica).

Los buenos resultados se hacen esperar, pero en Nürburgring finalizó cuarto y sexto en Watkins Glen.

No obstante en Fórmula 2 siguió obteniendo victorias, así como en

pruebas distintas a las de monoplazas, con un Ferrari 275 LM, del NART, venció en las 24 horas de Le Mans, teniendo como compañero al norteamericano Masten Gregory. Ese mismo año vence en los 1000 Kilómetros de Österreichring.

En 1966, demostró sus posibilidades en Fórmula 1, clasificándose tercero en el Mundial, tras las estrellas del momento, jack Brabham y John Surtees. A pesar de no disponer de un monoplaza competitivo, logró en algunos Grandes Premios que su Cooper T81 - Maserati estuviera en la lucha por los primeros puestos, como en Spa (segundo tras Surtees) y en USA (segundo tras Jim Clark). Pero, en el 67 la inferioridad mecánica de su monoplaza fue

muy evidente y, no logró clasificarse bien en ningún circuito, con excepció de dos cuartos puestos, en Spa y Monza.

Pasó a la Brabham Racing Organisation en 1968, pero esta escudería, que había obtenido el título mundial las dos temporadas anteriores, fue un auténtico fracaso con los nuevos motores Repco, y Jochen, tuvo que conformarse con dosterceros puestos en Kyalami y Nürburgring.

Pero para entoneces Jochen ya había demostrado quien era y Colin Chapman se fijó en él y en 1969 le ficha para defender los atractivos colores del Gold Leaf Team Lotus.

Las relaciones no fueron precisamentecordiales, pero siguieron

compitiendo con magníficos resultados, y al finalizar el Mundial, fue cuarto, gracias a su victoria en el Gran Premio de USA, la primera que obtenía en F1.

En 1970, renovó con Lotus, quien puso a su disposición el mítico

Lotus 72 que le llevó de triunfo en triunfo. Tanto es asi, que en septiembre, cuando se produjo la fatal tragedia de Monza ya era practicamente campeón.

La víspera del Gran Premio efectuaba los entrenamientos para obtener un tiempo que le facilitase una buena posición en la parrilla de salida, pero antes de llegar a la Parabólica, su Lotus 72 inesperadamente derrapó hacia la izquierda y se estrelló contra el guardarrail. Jochen falleció sin recobrar el conocimiento el 5 de septiembre de 1970.

Jochen Rindt by Muneta & Cerracín

 TEMPORADA 1968

La temporada 1968 la había hecho en el seno del equipo Brabham, pero resultó un desastre a causa de la poca

fiabilidad de los nuevos motores Repco V8.

Jochen insistía a Jack para que

contratara los Ford Cosworth, al tiempo que recibía tentadoras ofertas de

Ferrari, Matra, McLaren y Lotus, mientras que Jack Brabham deseaba que continuara con ellos.

Colin Chapman era quien más dinero le ofrecía, pero

Jochen dio la oportunidad a Brabham de acercarse a la oferta de

Lotus; sin embargo, el viejo Jack no pudo alcanzar la misma cifra cifra y Jochen, movido por su afición al dinero, se marchó a Lotus, lo cual cambió su destino.

De haberse quedado en Brabham quizá no hubiera fallecido, quizá no hubiera alcanzado el campeonato... o quizá sí.

Cuando Jochen decidió cambiar de aires y dejó el equipo Brabham,

cuyo manager era Bernie Ecclestone, para intentar ganar títulos con el equipo Lotus. Este, según cuenta la leyenda, le aconsejó al austriaco que si quería ganar títulos fichara por Lotus, pero si quería permanecer vivo se quedara en Brabham.

TEMPORADA 1970

A comienzos de temporada, Jochen se había mostrado extremadamente receloso con el nuevo Lotus 72.

El monoplaza llevaba el sello de los productos de Colín Chapman: genial y frágil.

Ya existía una pequeña lista

negra de pilotos muertos sobre Lotus y la aprensión de Jochen parecía justificarse cuando sufrió un accidente

en El Jarama por fallo de un freno delantero, un mal crónico en el 72. "Al menos, he salido con vida.", le espetó a

Colín. En Mónaco y Bélgica prefirió utilizar el magnífico pero ya sobrepasado Lotus 49. (En el principado incluso logró en última instancia su segunda victoria de Gran Premio, merced a un despiste de principiante del veteranísimo campeón Jack Brabham.)

Jochen llegó a confesar a Bernie Ecclestone el miedo que le producía el 72: "Este coche es peligroso; un día me mataré

con él.". Sin embargo, Chapman y Maurice Philippe consiguieron

evolucionarlo y el piloto venció en los Grandes Premios de Holanda, Francia, Gran Bretaña (también en el último momento, porque Brabham se quedó sin gasolina) y Alemania. Lanzado a la conquista del título mundial, Jochen parecía haber ganado confianza en el monoplaza cuando le sobrevino el accidente mortal.

FATAL ACCIDENTE

Ocurrió el sábado 5 de Septiembre de

1970, durante los entrenamientos del Gran Premio de Italia, en Monza, al fallar algo en su Lotus 72 - Ford Cosworth número 22, en la primera vuelta de su tanda.

El comisario Ángelo Rosso, testigo presencial, explica que el Lotus se acercaba a más de 250 Kmh y, en la frenada de la Parabólica de Vedano, se desvió hacia la derecha; pero, tras la corrección del piloto, derivó bruscamente hacia la izquierda, topó con el guarda rail y volcó.

El Lotus que, para conseguir la máxima velocidad en el rápido

autódromo, había sido despojado del alerón trasero y se mostraba

manifestamente inseguro en recta, perdió la rueda derecha al frenar;

aparentemente, se partió el semieje que soportaba el disco de freno

in board. Sin embargo, tras la investigación pertinente, pareció

demostrado que el semieje del freno se había roto a consecuencia

del choque, y que éste fue debido a la inestabilidad provocada por la

falta de carga alar. También pareció quedar demostrado que Jochen

no llevaba el arnés correctamente.

Denny Hulme, a quien Rindt acababa de adelantar, aportó otro

testimonio de excepción: "En la frenada le ví zigzaguear y Jochen

intentó mantenerse en la línea de trazada, pero sin conseguirlo del

todo. De pronto, el Lotus se desvió bruscamente hacia la izquierda

hasta chocar con el raíl que bordea la recta en aquel lugar,

desapareciendo en una nube de polvo."

Los entrenamientos se interrumpieron, y cuando Jackie Stewart

rogó a Helen (su mujer) y a Bette (la de Graham Hill) que

acompañaran a Nina Lincoln Rindt, se presagió lo peor.

Nina iba a recibir el apoyo moral que 76 días antes había prodigado

ella misma a la mujer de Piers Courage.

Tras una sesión de masaje cardíaco en la enfermería del autódromo por el doctor Piero Carassai, Jochen fue trasladado en ambulancia y helicóptero al hospital de Higuarda, en Milán, aunque sin ninguna esperanza; sus heridas (tráquea desgarrada, aplastamiento de tórax) eran demasiado graves y se encontraba clinicamente muerto. Ese año fue proclamado campeón del mundo a título póstumo, con cuarenta y cinco puntos, por delante de Jacky Ickx con cuarenta puntos.

Jochen fue uno de los pilotos más extravagantes y emocionantes de la historia de la competición.

Su carácter era brusco, típico austriaco, no como el de su compatriota Niki Lauda, lo que le llevó a que algunos le consideraran arrogante.

Pero para sus allegados, incluyendo a su esposa Nina, una

modelo finlandesa, Jochen era divertido, generoso y amable.

Se le recuerda por ser uno de los pilotos mas agresivos, con un estilo de conducción salvaje que emocionaba, famoso por su control

del monoplaza. Pero como Gilles Villeneuve a finales de los setenta, su carrera le llevó a pilotar una serie de monoplazas poco competitivos por lo que necesitaba jugarse la vida para ser el mas rápido.

Jochen Rindt by Muneta & Cerracín