XIXº Grand Prix Automobile de Monaco

XIXº Grand Prix Automobile de Monaco

Stirling Moss by Muneta & Cerracín

Una extraordinaria victoria fruto del buen trabajo de Stirling Moss con un monoplaza inferior al resto, pero el británico tenía tomada perfectamente la medida al sinuoso trazado monegasco. Los 25 caballos de desventaja del Lotus 18 respecto de los Ferrari 156 no fueron obstáculo para que Stirling estableciera un nuevo record de la prueba.

Sir Stirling Crawford Moss del RRC Walker Racing Team con su Lotus 18 - Climax FPF L4 fue el vencedor del XIXº Grand Prix Automobile de Monaco, un soleado 14 de mayo de 1961 en Montecarlo (100 vueltas x 3,15 kms = 314,50 kms), tras partir desde la primera plaza de la parrilla de salida, escoltado por el Ferrari 156 del piloto norteamericano Paul Richard Ginther. Esta fue la decimoquinta victoria, y la 16ª y última pole position de Stirling.

El arranque de temporada fue decepcionante para las escuderías británicas. Cooper y Lotus adolecieron de la fiabilidad de la Scuderia  Ferrari, ya que esta situó a tres pilotos en las cuatro primeras posiciones, en un trazado netamente favorable a los monoplazas británicos en años anteriores.

Decimosexta pole position de Stirling Moss, quinta pole del Team Lotus como constructor y decimocuarta de Climax como motorista, al haber rodado en 1' 39,1'', a un promedio de 114,25 kmh.

Primera vuelta rápida del norteamericano Richie Ginther con su Ferrari 156, al realizar un registro de 1' 36,3'', en el 84º giro, a un promedio de 117,57kmh, mientras que intentaba dar caza a Stirling Moss.

Wolfgang Von Trips by Muneta & Cerracín

La cuarta plaza fue a parar a manos del alemán Wolfgang Von Trips de la Scuderia Ferrari SpA SEFAC, que con su Ferrari 156 - Ferrari 178 V6 se había calificado sexto en la parrilla de salida.

Innes Ireland by Muneta & Cerracín

Cuidando por la seguridad, ese fin de semana los pilotos formalizaron la creación de la GPDA (Grand Prix Drivers Association).

En las sesiones de calificación, Jim Clark estrelló su Lotus 21 – Climax en el giro de Santa Devota, afortunadamente sin consecuencias físicas para el escocés, aunque no pudo decir lo mismo su compañero de formación Innes Ireland, que colisionaba en la entrada del túnel, fracturándose una pierna.

En esta accidentada calificación, su compatriota Stirling Moss sumaba una nueva pole con el Lotus 18 – Climax de la escudería RRC Walker Racing Team. Las otras dos posiciones de la primera línea las ocuparon el Ferrari “sharknose” de Richie Ginther y el Lotus oficial de Jim Clark, pero el escocés poco pudo hacer por pugnar por la primera posición, porque su nuevo Lotus 21 adolecía de problemas en la bomba de gasolina desde los primeros compases. Mientras Richie se hacia con esa privilegiada posición superando a Stirling, con los Porsche 787 y 718 de Bonnier y Gurney en tercera y cuarta posición tras ellos.

En la decimocuarta vuelta Moss recupera el liderazgo. Por detrás, los Ferrari de Phil Hill y Richie Ginther, que ahora marchaba cuarto, presionando al segundo clasificado, Bonnier. 

Por su parte Moss comenzaba a marcar distancias y los de Ferrari debían pasar al Porsche cuanto antes. 

Tras desembarazarse de Bonnier, la carrera se convirtió en un acoso del norteamericano Ginther que iba equipado con un motor V6 a 120º cuyo propósito era rebajar el centro de gravedad de todo el monoplaza. 

Hill, consciente del mayor ritmo de su compatriota en ese circuito contribuyó a que esta carrera se recordara como una de las más emocionantes de aquella época. El piloto británico, sin los paneles laterales de la carrocería de su Lotus 18, manifestó haber conducido al límite casi todas las vueltas de la prueba y haber finalizado exhausto.

Finalmente Stirling Moss, con un monoplaza obsoleto mantuvo la primera posición hasta cruzar la meta con tres segundos de ventaja sobre el Ferrari de Ginther, por lo que los 25 caballos de desventaja del Lotus 18 respecto de los Ferrari 156 no fueron obstáculo para que el británico estableciera un nuevo record de la prueba.

Mientras el arranque de temporada había sido decepcionante para el resto de escuderías británicas. Cooper y Lotus adolecieron de una fiabilidad que sí mostró Ferrari. La Scuderia colocó a tres pilotos en las cuatro primeras posiciones, en un circuito netamente favorable a los monoplazas británicos en pasadas temporadas.

GP de anterior
GP posterior