XLII° Grand Prix de l'ACF de 1956

XLII° Grand Prix de l'ACF

Peter John Collins by Muneta & Cerracín

Nuevamente el piloto británico Peter John Collins de la Scuderia Ferrari con su Ferrari D50 - Ferrari DS50 se izo hasta lo más alto del pódium al ser el vencedor del XLIIº Grand Prix de l'ACF, un soleado 1 de julio de 1956 en el trazado del Circuit de Reims-Gueux, circuito semipermanente de la localidad de Reims (61 vueltas x 8,30 kms = 506,42 kms), tras partir desde la tercera plaza de la parrilla de salida, a la zaga de los Ferrari de sus compañeros Fangio y Castellotti. Esta fue la segunda victoria de Peter Collins.

Tercer y último pódium de Eugenio Castellotti con su Ferrari D50.

23ª victoria de la Scuderia Ferrari.

Primer y único Gran Premio de la escudería gala Automobiles Bugatti con Maurice Trintignant llevando su Bugatti T251 - Bugatti L8 a abandonar en el 18º giro al fallar su acelerador.

22ª pole position de Juan Manuel Fangio, 23ª pole de la Scuderia Ferrari como constructor y 23ª de Ferrari como motorista, al haber rodado en 2' 23,3'', a un promedio de 208,56 kmh.

Mike Hawthorn by Muneta & Cerracín

Al trazado de Reims, Mike Hawthorn acudió con la escudería Vanwall (Vandervell Products Ltd), tras haber disputado la prueba de Mónaco con otra formación británica, BRM (Owen Racing Organisation), y la de Spa con Maserati (Owen Racing Organisation). Como compañero, en otro de los tres asientos de Vanwall, se encontraba alguien que lo llegaría a ser prácticamente todo en la Fórmula 1, pero no precisamente como piloto. El mítico Collin Chapman, un genio de la especialidad, que sufrió un accidente contra un bloque de cemento al quedarse sin frenos en las sesiones de calificación por lo que finalmente no se alineó en la parrilla de salida. Su otro compañero, el norteamericano Harry Schell, no fue mucho más afortunado ya que en los primeros compases de la prueba quebraría su motor Vanwall 254 L4.

Los compases iniciales estuvieron marcados por la lucha entre el Lancia-Ferrari de Juan Manuel Fangio y el Maserati de Harry Schell. Pero a ambos contendientes les pasó factura esta lucha, ya que Harry abandonó en la quinta vuelta, y el chueco con problemas se vio relegado finalmente a la cuarta posición tras los Ferrari de de Peter Collins y Eugenio Castellotti, y el Maserati de Jean Behra.

Con otro 250F Stirling Moss fue quinto, sufriendo nuevamente los problemas crónicos de transmisión de su Maserati que le obligaron a finalizar con el monoplaza de Cesare Perdisa.

Peter Collins vencía así en la carrera más veloz desde la Guerra al alcanzar los 196,809 kmh de promedio, y con esta segunda victoria consecutiva se situaba al frente del campeonato.

GP de anterior
GP posterior