XIº Gran Premio di San Marino de 1991

XIº Gran Premio di San Marino

Ayrton Senna da Silva con su  McLaren MP4/6 - Honda RA121E fue el vencedor del XIº Gran Premio di San Marino el 28 de abril de 1991 en el trazado del Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari en Imola (61 vueltas x 5,04 kms = 307,44 kms), tras partir desde la primera plaza de la parrilla de salida, escoltado por el Williams - Renault de Riccardo Patrese. Esta fue la 29ª victoria de Ayrton, la 89ª victoria y 70ª pole position de la escudería británica McLaren

Segundo y último pódium de Dallara - BMS Scuderia Italia con el finlandés Jyrki Jarvilehto.

JJ Lehto by Muneta & Cerracín

Primer y único pódium del finlandes Jyrki Jarvilehto de la BMS Scuderia Italia, que con su Dallara 191 - Judd se calificó decimosexto y finalizó tercero.

Mal comienzo de carrera para el británico Nigel Mansell que colionó con su Williams - Renault en la vuelta inicial, para el brasileño Nelson Piquet que sufrió una salida de pista con su Benetton - Ford Cosworth en el primer giro, y para el galo Jean Alesi que se accidentó en la segunda vuelta con su Ferrari.

El día anterior, en las tandas de calificación, su compañero Alain Prost había sido victima de un trompo que no le permitió calificarse para estar presente con su Ferrari 642 en la parrilla de salida.

Hakkinen y Bailey by Muneta & Cerracín

Gracias a este percance los pilotos de la escudería británica Team Lotus, con su Lotus 102B - Judd V8, el finlandés Mika Hakkinen y el britanico Julian Bailey pudieron ocupar las dos últimas posiciones de la parrilla, lo que les permitió calificarse en la quinta y sexta posición respectivamente.

Eric Van De Poele by Muneta & Cerracín

... por fin el belga Eric van de Poele,  piloto de la escudería Modena Team SpA, a los mandos de un Lambo 291 propulsado por una unidad de potencia Lamborghini 3512 V12, al canza a encontrar un sitió en la parrilla de salida, calificándose 21º, al rodar en 1' 26,55'', algo de mas de 4,5 segundos mas lento que el poleman.

No obstante en carrera fue capaz de permanecer sobre el asfalto, llegando a rodar quintos, hasta verse obligado a abandonar por problemas mecánicos.