Comte G. Volpi - Porsche
Scuderia Republica di Venezia - Lotus
Scuderia Republica di Venezia - Lotus
Targa Florio
1000Miglia

CARLO ABATE

Carlo Maria Abate

Carlo Maria Abate by Muneta & Cerracín

Carlo nació el 10 de julio de 1932 en Turín (Italia).

Carlo fue un especialista en carreras de coches de turismo.

Debutó en los rallies en 1955 al volante de un Fiat 1100, retornando al año siguiente a las carreras de turismos llegando a ser campeón de Italia en Montaña, labrándose una reputación en la Mille Miglia al volante de un Ferrari.

En 1959 vence en la Mille Miglia con Balzarini a los mandos de Ferrari 250GT. Asimismo es segundo en la Coppa Inter Europa Monza, quinto en el Tour de France Automobile con Balzarini, quinto en la Subida de Trento Bondone.

En 1960 vence en la Coppa Inter-Europa Monza, es octavo en las

12 horas de Sebring con Scarlatti y Serena, octavo en los 1000 kms

de Nürburgring con Colin Davis, sexto en la Subida en cuesta de

Ventoux con un Ferrari 250GT Serenissima. También fue segundo en la Subida en cuesta de Freiburg con un Maserati T60.

En 1961 vence en los 500 Kms de Nürburgring con un FIAT-Abarth

1000 Serenissima, es cuarto en los 1000 kms de Nürburgring y

quinto en la Paris-Montlhéry con Colin Davis pilotando un (Ferrari

250GT Serenissima, vence en la Hockenheim Rhein Cup. 

Carlo Maria Abate by Muneta & Cerracín -  Lotus 18 - Climax, en  Rouen 1962

En 1962, prueba en la Fórmula 1, con un Porsche 718 de la Scuderia Republica di Venezia finalizando tercero en el Gran Premio del Mediterráneo, en Enna Pergusa y cuarto en el Grand Prix de Nápoles. Asimismo, él se inscribió, con un Lotus 18 - Climax, en el XLVIIIº Grand Prix de l'ACF (Rouen, 8 de julio) y el XXIV Großer Preis Von Deutschland (Nürburgring, 5 de agosto), pruebas puntuables para el Mundial en las que no alcanzó a calificarse.

En 1963, retorna a los turismos y obtiene la prestigiosa Targa Florio al volante de un Porsche 718 GTR, formando pareja con el sueco Jo Bonnier, y nuevamente se inscribe en un Gran Premio, en Monza, con un Porsche 718, pero no logra calificarse.

En pruebas no puntuables es quinto en el Grand Prix d'Imola, tercero en el Grand Prix de Siracusa y octavo en el Grand Prix del Mediterráneo.

Al finalizar el año, Carlo María abandonó su carrera deportiva, a fin

de hacerse cargo de la dirección de una clínica.